Consulta med 75

Director Medico: Dra. Olga Benavides 

Contamos con un grupo de neurólogos expertos en enfermedades neurovegetativa, tales como, la enfermedad de Parkinson temblor, distonía, Enfermedad de Huntington, corea, tics y otros trastornos del movimiento. En CETRAM existe un grupo de especialistas entrenados en el diagnóstico y tratamiento de estas patologías. Manejamos las últimas terapias farmacológicas, uso de toxina botulínica y cirugía de los movimientos anormales.

Los programas específicos, como la inyección de toxina botulínica, son de gran utilidad para los pacientes con cuadros distónicos, espásticos, contracciones musculares focales, cuadros de sialorrea (salivación excesiva), hiperhidrosis (sudoración excesiva) y dolor, entre otros.

En casos de Enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento, esta unidad se preocupa de determinar qué pacientes son aptos para un tratamiento quirúrgico.

El objetivo es buscar para cada paciente una mejor calidad de vida, mediante un trabajo interdisciplinario que incluye psicólogos, kinesiólogos, terapeutas y otros profesionales de salud.

 

PRESTACIONES: 

Atención Individual.

Inyecciones de toxina butulínica:

La toxina botulínica es una sustancia natural producida por el Clostridium botulinum, la cual es preparada comercialmente para un uso terapéutico. Al ser inyectada en los músculos, actúa sobre las terminales nerviosas en la unión neuromuscular inhibiendo su función, lo que produce una disminución de la actividad del músculo y una consecuente reducción de los espasmos o sacudidas.

El tratamiento con toxina botulínica implica una evaluación inicial para determinar si el paciente es un buen candidato para esta forma de terapia e indicar la dosificación. en CETRAM disponemos en forma inmediata de la Toxina Botulinica para ser aplica, mediante procedimiento sencillo que produce molestias moderadas, por lo que no es necesario usar anestesia.

En algunos casos se requiere de uso de electromiografía para una adecuada inyección de los músculos. CETRAM cuenta con un aparato portátil especialmente diseñado para esto.

Se trata de un procedimiento ambulatorio.

Una vez inyectada la toxina, el efecto de la medicación no suele ser evidente en los primeros días. Los beneficios que se pueden alcanzar duran entre dos y tres meses, por lo que los pacientes generalmente deben inyectarse cuatro veces al año para mantener el efecto. Las inyecciones son repetidas en la mayoría de los casos.

Los efectos adversos que eventualmente se puedan presentar son temporales, y van disminuyendo paulatinamente hasta desaparecer en días o semanas.

Las derivaciones se efectúan desde la instancia de atención integral. Solicite su hora llamando a los siguientes números: 02 2 – 7321927 –   02 2 – 7321195 o a el e-mail: solicitudhoras@cetram.org

Atención integral no tiene costo para el usuario.